miércoles, julio 02, 2008

MEALS READY TO EAT
Comidas Listas para Servirse, Platillos Listos para Comer, Raciones de Combate…

…mmh ¿Comida de Emergencia?

Haciendo al margen la traducción literal y correcta, o sus distintas acepciones, podemos decir que este recurso resuelve varios problemas del campista, como el peso, tamaño y valor nutricional de las comidas.

En el tiempo de nuestros padres (o cuando estábamos más pequeños, como se vea, jeje!) era imposible pensar en campamentos sin tener que llevar una pesada hielera con toda la variedad de alimentos para prepararlos in situ. Estos por lo general eran productos perecederos que acababan flotando entre los hielos derretidos, ó aplastados junto a otros elementos de la “despensa”. No hablemos del enfadoso problema de la basura, pues casi cualquier producto contaba con su envase o empaque específico del cual teníamos que deshacernos, y que eventualmente se terminaba cargando con un abultado fardo de desperdicios malolientes. Lo mismo pasaba cuando hacíamos nuestros pininos de excursión ya estando más grandecitos. Las latas eran las reinas de nuestra despensa de acampada, haciendo este tema un poco más que escabroso en función del peso/volumen.
Originalmente, las MRE´s estaban destinadas exclusivamente para la milicia, y pensadas para el campo de batalla, donde el tiempo de preparación/calentamiento de las viandas es casi imposible o muy apremiante. Mención aparte es el valor nutricional necesario para el soldado en tan demandantes condiciones.

En el caso de las versiones “civiles” también existe una gran variedad de platillos a degustar, aunque aquí la característica del “listo para servir” no aplicaría del todo, pues en algunas ocasiones se debe re-hidratar la vianda mediante agua caliente para que el platillo emule la preparación natural.

Otra de las grandes ventajas de estas comidas es su largo periodo de caducidad o vida útil en estante, es por lo cual que las MRE´s son muy populares en el rubro de la preparación de kits enfocados a desastres naturales, puesto que resuelven la problemática alimenticia cuando una zona es propensa a ser azotada por una catástrofe.

En lo particular, (pues nada puede ser perfecto) le veo sólo un par de inconvenientes a las MRE´s, tanto la versión militar como la “civil” a la hora de seleccionarlas como los platillos oficiales de acampada: Uno es que el costo es hasta cierto punto alto y Dos, lo abultado/pesado de su presentación. Claro, El paquete de MRE incluye golosinas, cubiertos y hasta papel higiénico, pero eso puede considerarse hasta cierto punto prescindible dentro del paquete propiamente de la comida.

Bien, pues me pareció interesante extenderles desde aquí la idea de crear MRE´s caseras para nuestras propias salidas, incluso para tener en nuestro stock de emergencia.

En lo particular, le veo cinco grandes beneficios a estas MRE´s caseras:

1- El hecho de que nosotros las estamos confeccionando, tomando en cuenta a aquellos escrupulosillos que no saben de dónde viene el estofado de res deshidratado, jeje!).

2- Lo ya comentado. El costo por MRE casera, es ostensiblemente más bajo en comparación con las versiones comerciales especializadas.

3- En comparación con las versiones militares son mucho más ligeras.

4- En comparación con las versiones militares y comerciales, abultan menos.

5- Los alimentos son productos comunes de fácil adquisición, ya que podemos identificarlos en cualquier supermercado independientemente de su marca y origen. Con ello también podemos reponer cualquier faltante en nuestro “stock” de manera fácil y rápida.

A partir del modelo proporcionado, ustedes pensarán en las mejores adecuaciones para el entorno natural al que regularmente visitan en sus excursiones, el tiempo de estadía, si se considera que importa o no el factor peso/volumen, así como sus hábitos alimenticios o enfoque nutricional.

A mi por ejemplo, me interesa un contenido compacto, ligero, de preferencia deshidratado (pues donde frecuento acampar hay suficientes fuentes naturales del vital líquido) por supuesto que me aporte el valor energético necesario y ¿por qué no?, después de una jornada de caminata extenuante, me gusta consentirme con algún platillo que disfruto regularmente.

Lo que a continuación presento es el boceto de mi “alacena de acampada” de un día.

Para el desayuno:
-2 paquetes de avena instantánea (sabor de elección)
-1 paquete de alguna bebida en polvo para servirse caliente o fría ya sea chocolate, café (Selecciónese las versiones que vienen preparadas, las que sólo se les debe agregar agua) leche, te, etc.
- 1 Barra de granola.

Para la comida:
-2 barras de granola.
-2 piezas de caramelo macizo (cualquier marca y sabor).
-1 paquete de bebida electrolítica en polvo o agua necesaria.

Cena:
-2 paquetes de sopa instantánea (cualquier sabor y estilo).
-1 barra de granola.
-1 paquete de bebida en polvo.
-1 pieza de caramelo macizo.

Cada uno de estos paquetes puede ir dentro de una bolsa ziploc de un litro de capacidad, garantizando la protección de los alimentos. Así ya tenemos nuestras MRE´s armadas y listas para el viaje. Como se puede observar en la imagen, las dimensiones del paquete lo hacen un artículo compacto y pequeño en la mochila. Hablando del peso, todo el contenido de esta ración diaria pesa poco menos de 400 gramos.

Como “upgrade” a este menú, podemos adicionar uno o varios alimentos de nuestra predilección y repartirlos en la cena, comida o desayuno, según lo decidamos (hay que recordar que las adiciones al menú, son directamente proporcionales al peso y volumen a cargar en la mochila). Por ejemplo:

1) 1 paquete de Muesli (extra a la granola, para comerla con leche).
2) 1 paquete de puré de papa deshidratado.
3) 1 paquete de frijoles refritos.
4) 1 paquete de cajeta o crema de cacahuate.
5) 1 lata de crema o sopa preparada (pollo con champiñones, zanahoria, etc.).
6) 1 paquete de carne seca (para los carnívoros de corazón).
7) 1 paquete de atún.
8) 1 paquete de verdura deshidratada (para sopas o caldos).
9) 1 paquete de leche en polvo.
10) 1 paquete de chocolate en polvo.

Otros alimentos que pueden hacer la diferencia en el menú son:
-1 paquete de fruta deshidratada (manzana, piña, pera, durazno).
-1 paquete de tortillas de harina.
-1/4 kilo de queso.

En el caso de la confección de una despensa-Caché o una despensa para afrontar una emergencia (dígase un desastre natural o creado por el hombre), debemos pensar primordialmente en la vida de estante de los productos, su fácil preparación y adicionar elementos alternos tales como estufilla, cerillos, combustible, agua extra, papel higiénico, platos, cubiertos y vasos desechables.

Me di a la tarea de investigar en los comercios de mi ciudad, y los alimentos más comunes que cubren de mayor a menor la primera característica arriba mencionada son:

-Atún Enlatado (en agua o en aceite) y/o Sardinas.
3 años.
No necesita mayor preparación, se puede comer directo de la lata.

-Fruta en almíbar.
2 años.
No necesita mayor preparación, se puede comer directamente de la lata.

-Puré de Papa Deshidratado.
2 años.
Mezclar con agua para su preparación, puede o no requerir calentamiento.

-Frijoles refritos en paquete plástico.
1 año, 6 meses.
No necesita mayor preparación, puede o no requerir calentamiento.

-Fruta seca (pasas, granola, avena).
1 año, y se le adiciona medio año más a menos que se observe una ostensible decoloración u olor distinto al normal.
Se puede preparar con agua o leche, fría o caliente.

-Cremas preparadas (champiñón, chícharo, zanahoria).
1 año, 6 meses.
Sólo necesitan calentarse.

-Sopas preparadas (pollo con champiñones, etc.).
1 año, 6 meses.
Sólo necesitan calentarse.

-Leche en Polvo.
1 año.
Mezclar con agua para su preparación, puede o no requerir calentamiento.

-Fruta deshidratada (pasas, orejones de manzana, mango, durazno, etc.).
1 año.
No se necesita preparación adicional, se comen desde el empaque.

-Carne seca.
10 meses.
No necesita prepararse, a menos que se mezcle con otros platillos.

-Sopa instantánea.
9 meses.
Mezclarse con agua y calentarse para su preparación.

Es importante, si vamos a armar una despensa de emergencia, tener apuntado en una libreta a la vista, un listado con las fechas de caducidad de cada uno de los alimentos, para de ser posible, rotarlos por lo menos un mes antes de que éstos vayan a llegar a su vida útil límite. De igual manera se anotarán las cantidades en existencia de cada uno de los productos.

Como observación adicional, resulta muy válido confeccionar la despensa de emergencia con los alimentos o complementos que por lo general uno ingiere, ya que se puede llevar un gran chasco almacenando productos fijándose sólo en el valor nutricional, llegando a representar un reto a la hora de consumirlos. La regla es: si es desagradable comerlo en tiempos normales, esto se magnificará en un caso de emergencia.

Cuando se haga el cálculo del alimento necesario para sortear una emergencia, deberá tomarse en cuenta el agua para cocinarlos, en lo posible diferenciarla del agua para beber, así se evitarán descompensaciones.

Bien, creo que eso es todo por el momento, cualquier sugerencia, observación y/o duda que ampliar es bienvenida.

Garrison


Nota: las imagenes de los productos recomendados o ejemplificados en este texto se han presentado como apoyo al tema de equipamiento, con un afán meramente de exhibición y no lucrativo. Las marcas y productos que se presentan son propiedad privada y registrada de cada uno de los fabricantes.
Las imagenes de las MRE´s militares son propiedad de: http://www.mreinfo.com/us/mre/mres.html

2 comentarios:

joseluis dijo...

MUY interesante, siguendo tus recomendaciones, el fin de semana pasado me di a la tarea de "incluir" en la compra del "mandado" de la semana unas muestras de estas sopas secas para probar los diferentes sabores que tienen, ya encontre las que me gustaron incluso me sorprendi porque como buen comprador influenciado por el "marketing" la marca que se presenta como la mejor resulto tener el peor sabor, y para estas proximas semanas estare armando mis "meels de emergencia caseros" incluire las sopas que me gustaron, carne seca, los sobres de cafe preparado que antes no habia probado, la avena que de esa siempre he tenido, mi favorito la granola y los trail mix, en una oportunidad si estas interesado te enviare las fotos saludos gracias esta buena idea me ayudo mucho a poder armar comidas para hacer caminata, acampar o en el peor de los casos como comidas de emergencia

Garrison dijo...

Muy bien!!
Espero esas fotos y me da gusto que esa iniciativa la hayas acogido con tanto entusiasmo. Seguimos en contacto Bro.!!!

Un abrazo!