lunes, septiembre 29, 2008

Leños de Papel Reciclado
Experimento 1

En pasados días, gracias a que el clima en la ciudad mejoró mucho, tuve oportunidad de realizar un experimento que ya tenía bastante en el tintero. Se trata, como bien lo dice el título de este post, de la fabricación de “leños” con papel reciclado. La idea vino de este corto video que muestra una prensa metálica que hace ladrillos de dicho material, pero éstos a mi gusto me parecieron muy robustos y toscos.


Mi idea se enfocó en la emulación de pequeños troncos, pues es la forma ya “natural” o “convencional” como conocemos al combustible que utilizamos para alimentar una fogata.

Además encontré una que otra ventaja aparejada a la fabricación de este producto: La principal es evitar la depredación de los recursos naturales existentes en el lugar de campamento ya sea que sólo vayamos en plan familiar, que tomemos un refugio temporal a causa de una emergencia u obligados por un desastre natural. Se pueden llevar fácilmente como parte del equipo de emergencia del auto, pues es muy poco el peso y espacio que ocupan y por último, simplemente para darle una utilidad a la cantidad a veces monstruosa de papel que se desperdicia en el hogar/oficina, etc.

El presente experimento consistió en reciclar el papel de un periódico de tiraje normal, éste rindió exactamente para elaborar 10 pequeños troncos de 14 cms. de longitud por 4 cms. de diámetro en promedio.

El material que utilicé como molde y prensa se describen en la ilustración.

El procedimiento para realizar los leños fue el siguiente:

Paso 1.-

Primero se trocea todo el papel periódico en pequeños pedazos que a ojo no midan más de 4 cms. de lado.

Paso 2.-
Terminado el trabajo de troceado, procederemos a sumergir el papel en una cubeta con agua, una de 20 litros de capacidad hace muy bien el trabajo. Ya que estamos hablando de reciclar, recomiendo que para este paso, llenemos la cubeta con el agua que sale del enjuague de la lavadora. Es agua gris que puede utilizarse en este proceso a la perfección evitando gastar agua potable.

Paso 3.-
Cuando se haya dejado reposar el papel el tiempo pertinente se verterá el contenido a otra cubeta, la cual habremos cubierto con una tela, haciendo la función de cedazo.

Paso 4.-
En este momento preparamos el molde (tubo de PVC) poniéndole el tapón en uno de los extremos.

Paso 5.-
La pulpa que quedó atrapada en la tela la introduciremos de a poco en el tubo/molde. Iremos observando cómo éste se satura, teniendo que introducir el barrote/prensa para aplastar bien el contenido y compactarlo lo más que podamos hasta el fondo. Según la longitud que deseemos fabricar los troncos, iremos añadiendo más y más pulpa de papel cada vez. Esta tarea la realizaremos con fuerza pero lentamente, pues si empujamos rápidamente el barrote/prensa, sólo lograremos disparar grandes chisguetes de agua sucia y pulpa de papel a través de los orificios que se practicaron a lo largo del tubo/molde, y créanme, no es agradable limpiar tanto desmadre.

Paso 6.-
Habiendo completado la longitud deseada de los leños, procederemos a quitar el tapón del tubo. El corte longitudinal que tiene el tubo de PVC nos sirve para expulsar con más facilidad el pequeño tronco con la ayuda del barrote. Haciendo un leve movimiento giratorio del tubo y empujando firmemente el barrote, veremos que poco a poco el leño irá saliendo del molde, aquí tendremos especial cuidado en que el leño no se fraccione, pues aún guarda bastante humedad y se encuentra muy blando.

Paso 7.-
Extraído el tronco, lo pondremos en una plancha plana y nivelada a secar. El tiempo efectivo de secado en un clima seco y soleado es de 48 horas. Resguárdese en todo momento de la humedad y/o lluvia.

Paso 8.-
Una vez secos ya están listos para usar o almacenarse.


NOTA: La serie 1 de troncos la hice dejando el papel en remojo unas 6 horas, consiguiendo que no se ablandara lo suficiente, por ello cada tronco del lado izquierdo se ve fraccionado y roto (ver la imagen de arriba). Cuando procedí a la siguiente serie de leños (serie 2), habían pasado 24 horas de reposo del papel en el agua, por lo que pude conseguir una consistencia de verdadera pulpa. Así, los 5 troncos de la derecha son más consistentes, resultaron menos quebradizos y soportan un poco más el proceso de extracción del tubo/molde.

Como recomendaciones finales añadiré lo siguiente:

a) Se recomienda que cuando se elaboren los troncos, se utilice sólo un tipo de papel, ayudará a homogeneizar la consistencia del mismo. Es importante que también, antes de procesar el papel para esta tarea, lo despojes de gomas, resinas, adhesivos, etc. No utilizar papeles con algún tratamiento plastificado por obvias razones.
b) Una vez secos, los pequeños leños se guardarán en una bolsa Ziploc de gran capacidad para albergar una buena cantidad de ellos, o se envolverán en plástico de embalaje. Almacénense en un lugar seco y fresco, protegiéndolos en todo momento de la humedad.
c) Podemos complementar con un par de varitas de Ocote o de cualquier otra madera resinosa para mejorar el encendido de estos leñitos. Asimismo, podemos añadir una cajetilla de cerillos o un pequeño encendedor. El peso de cada tronco es de 70 grs. por lo que este paquete de 5, con varitas de ocote y encendedor, ni siquiera llegará al peso de medio kilogramo en nuestro equipo de emergencia.

Bien, así es como quedaría el “kit” para su uso:


Sigue el otro experimento. Los veo luego.

Garrison