jueves, febrero 02, 2012



Bitácora Hyperboreana
Tarde de Peli

 INTO THE WILD

Con un entusiasmo exacerbado, hace unos cuantos días un compañero de trabajo me prestó una película  "es que va muy ad-hoc contigo, es lo tuyo...     ...es de aventura en puro terreno salvaje, te va a gustar mucho". Con esa insistencia, iba yo con expectativas bastante altas que fácilmente me animaron a sentarme dos horas para disfrutar esta historia, y quizás hasta sacar uno que otro "tip" y aprender un poco la manera en que "este cuate" se atrevió a irse a patear  los páramos silvestres del territorio Yukon. 

La película en cuestión se titula "Into the Wild" traducida por la ínclita cofradía de desmadradores del idioma y títulos de película A.C.  como "Hacia Rutas salvajes". Es una producción de Paramount Vantage, del año 2007, dirigida por Sean Penn y protagonizada por Emile Hirsch y un puñado de actores chidos. Está basada en hechos reales acaecidos en el ´90/´92,  recogidos primeramente en un libro del mismo título escrito por Jon Krakauer.


Pues bien, esta peli narra las experiencias de "este cuate" llamado Christopher J. McCandless A.K.A. Alexander Supertramp y su eterna búsqueda existencial y del ideal de la felicidad, que lo lleva a alejarse de todos y todo en un intento -demasiado exitoso, diría yo- por desaparecer de la faz de la tierra civilizada. Sus influencias literarias naturistas  dominan su percepción de la vida en territorio salvaje, con lo que decide culminar sus aventuras de trotamundos en Alaska. 

La verdad esta peli me dejó con un sabor en la boca bastante contrastante. Por un lado compartí la fascinación por la naturaleza y el objetivo de vivir de la tierra sin -casi- ningún contacto con el resto de la humanidad, y por el otro, me entró un sentimiento de rabia contra el personaje por haber sido tan negligente, torpe y poco preparado para su aventura final. Que a decir verdad, y hay que reconocer, vivir ciento y pico de días en un retiro voluntario  en la naturaleza, apenas con equipo y con un mínimo de conocimientos es ya decir algo.

Este sentimiento de enojo con el que me levanté de mi  asiento una vez visionado el filme ya era familiar. Películas basadas en hechos reales tales como  la reciente 127 Horas y/o  Grizzly Man, que retratan las tragedias de Aaron Ralston y Timothy Treadwell respectivamente, y que rayan hasta cierto punto en lo absurdo, me han enseñado que no solo basta tener el romántico deseo de dar una vuelta a terreno salvaje y disfrutar de la naturaleza, sino que hay que tenerle un respeto enoooorme y no bajar nunca la guardia, en realidad nunca se sabe cuándo nos vamos a topar con algún detalle que nos indique que algo anda realmente mal...   ... y lo pasemos de largo.

Para rematar este alegato, voy a tomar prestado del Master Canis Vulpes, admirado miembro del foro Supervivencia y Naturaleza, un sabio proverbio con el que éste  firma sus posts y que va muy ad-hoc a este tipo de situaciones, chéquense qué perla de sabiduría:

La naturaleza es como un brillante oponente de ajedrez, sabemos que su juego es siempre limpio, preciso y paciente. Tambien sabemos, a nuestra costa, que nunca pasa por alto un error, ni tolera lo mas minimo la ignorancia. (Thomas Henry Huxley)

¡En toda la boca, chamacón!

Bien, mis estimados cuatro lectores, se las recomiendo ampliamente, ya sacarán ustedes sus propias conclusiones, espero poder leerlas en los comentarios de esta entrada. Por lo pronto los dejo con un extracto de la banda sonora que está bastante exquisita.

¡Pasen un excelente día!


Garrison


5 comentarios:

La Gazza Ladra dijo...

Muy buena recomendación.
Me gustó bastante cuando la vi, máxime sabiendo que estaba basada en una historia real. Conmovedor final que también me dejó un cierto sabor a "rabia"...

Salud!

Garrison dijo...

Vaya! me da gusto recibir tu comentario Gazza, que bien que te reportas!

Pues ya somos dos, chamacón, un final muy triste, la verdad.

A la próxima recomendaré una peli común y corriente, de esas de final feliz y chorreadero de miel a más no poder, OS LO JURO! jejejeje!

Un abrazo y gracias de nuevo por tu respuesta. Buen fin!

Z0MBI dijo...

¡Hola, hermano! Pues el título me suena familiar, pero no tengo el placer. Me han gustado mucho tus reflexiones acerca de la peli, amigo mío. A ver si la encuentro por ahí para darte mi opinión al respecto.
Cabe recomendarte un documental maravilloso y apasionante de Werner Herzog acerca de un hombre que se dedicó a pasar muchísimos años viviendo en compañía de los osos grizzly de Alaska, para acabar siendo devorado por uno de ellos: GRIZZLY MAN. A mí me entusiasmó.

http://youtu.be/ogYDUmIigw0

Gonti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Garrison dijo...

Jelouuu Brother!

Se espera tu contribución siempre tan atinada mi estimadísimo. Al principio me pareció poco lenta, pero no tiene desperdicio. La de Grizzly Man ya he tenido oportunidad de verla y va por la misma línea, parece ser que calladamente se ha inaugurado un nuevo subgénero que bien podría ser llamado "aventureros/naturistas glorificados" o algo así jejeje, en fin, alguna cosa buena sacamos de estas experiencias.

Te mando un gran abrazo y rascazón de panza peluda a mi escuadrón felino favorito. Por cierto, diles que ya tienen una primita por estos lares ¿Ya viste a mi nueva inquilina? una preciosa gatita llamada Gigi, está más abajo en un post relativamente reciente. Bueno, ahora si me despido, seguimos en contacto!