lunes, junio 07, 2010

Taller MacGyverezco
Trebejo de pesca: La "Caña-Card" (Prototipo Pat. Pend)
Parte 1.

En esta ocasión se me ha disparado la neurona hacia el tema pesca, actividad que dentro de poco espero estar practicando, ya que los calorones que se comienzan a sentir por estos pagos (ayer a unos 40ºC) ameritan estar a la orilla de un rio/arroyo, protegido bajo la sombra de un frondoso y aromático álamo, y ¿porqué no? disfrutando de una relajante cervecilla al tiempo que hundimos los pies en la fangosa y refrescante rivera. Ñam, ñam!!.

Eso me recordó el detalle de lo simple que antes uno se podía armar su “kit de pesca”, bastaba una lata de refresco o cerveza que anduviera rodando por ahí para convertirla en nuestra “caña de circunstancias”. Sólo se enredaba la cantidad de sedal deseada, atábamos los anzuelos y las plomadas, poníamos algún bicho previamente cazado como carnada y ¡voilá! a pasarlo bien.

Como su elaboración era tan elemental y no suponía ningún gasto oneroso, este sencillo dispositivo se podía dejar in-situ para posteriores usos. Se escondía en los arbustos cercanos al lugar de preferencia y bien podía pasar un año y nadie reparaba en que ese pequeño pedazo de “basura” era todo un instrumento de precisión “pesqueril” jeje!

Pues como les comentaba anteriormente, debido a mi retiro involuntario, tuve oportunidad de comenzar a "agendar" algunas ideas para su publicación en este su búnker favorito. En esta ocasión les comparto esta ocurrencia que aún está en etapa larvaria, pero que quise publicarla antes de que se me olvide sumerjida entre los papelejos de la oficina.
Como idea inicial, quise pasar a dar una pequeña remozada al concepto de la "lata-caña" descrito más arriba. Me parece que como artilugio de circunstancias está bien, pero si nos vamos a la idea de traer algo como parte de nuestro equipo, nos tendremos que apegar a las máximas clásicas: 1.- Volumen reducido. 2.- Peso ínfimo y 3.- Practicidad y facilidad de uso. Dándole vueltas al asunto, me di cuenta de que lo único que se necesitaría para armar este tipo de trebejo, o la pieza clave del asunto es el "carrete" donde enredaremos el hilo.

Como ven, la idea inicial plasmada en boceto comprende un aro para sujetar el "carrete", el "carrete" propiamente dicho y ya está.
Dándole más vueltas al asunto estuve barajando varios materiales en los cuales plasmarla a manera de "dummy", uno de ellos, lógicamente por su facilidad de manejo fue la madera, pero me desanimó el peso y un tanto el grosor que pudiera tener ya en el producto final, luego vino a mi mente una placa de lámina corrugada, lo malo es que no cuento con herramientas para cortarla y manejarla, probablemente los filos dejados y eso serían un problema. Por último se me ocurrió que el trovicel pudiera ofrecerme la solución.

Este subproducto del PVC, que de hecho es una versión espumada del mismo tiene bastante maleabilidad, es ligero y muy resistente. Es sumamente caro si se quiere comprar, pues se vende sólamente por placas de 1,20 x 2,40 mts., por lo que me di una vuelta por los depósitos de basura de las empresas que se dedican a impresión en grandes formatos y para publicidad de puntos de venta y encontré algunos trozos bastante buenos, no necesitaremos de mucho, ya que el diseño de este trebejo es bastante ajustado.
Aquí me parece justo decir que este material y el agua/humedad no se llevan, punto en contra, pero con una buena capa de pintura para el tuneado final, pudiera sellarlo suficientemente bien.

Bien, la cosa ya marcha, primero fui añadiéndole a la idea inicial medidas y una forma real y plausible para realizar los cortes, recordar que sólo una navaja tipo exacto es la que dará forma a este material.


Ya habiendo hecho los cálculos correctos, pasé el "diseño" a un programa de dibujo, con lo cual refiné las medidas y lo convertí en la plantilla en la que habría de trabajar.

Puedes ver la "evolución" del diseño en la siguiente gráfica, de abajo a arriba y en sentido contrario a las manecillas del reloj.

Ya impresa en una hoja, calqué el delineado del dibujo con lápiz, y eventualmente se raspó para imprimir el rastro del carbón sobre un pequeño pedazo de trovicel.


Inmediatamente repasé con la navaja el delineado hecho a lápiz pues el carbón se borra con facilidad.


Y tacháaaaan! aquí está el dummy listo. El orificio de la parte superior lo realicé con una perforadora de papeles.

Pues hasta aquí con esta primera parte del proceso, nos vemos al rato para que vean la conclusión de este proyectillo.

Hasta pronto!

Garrison

2 comentarios:

Monstruo Malacero dijo...

Me tienes intrigado Mr. Garrison... lo mismo te lo "homenajeo" y me hago uno aunque aquí si encuentras un río pues no suele llevar agua y ya peces... lo usare para pescar ranas y las tortugas mascota que tengo en el balson de mi tío. Sigo atento a sus evoluciones. Un abrazo.

Garrison dijo...

Jejeje, hoy iba a publicar la conclusión de este pequeño proyectillo, pero ayer, a pesar de que todo el día padecimos de una infernal temperatura de 40 y pico de grados, se desató para la tarde/noche, un tormentón con mini tornado y todo. Me frustró el trabajo de pintura y tuneado final.

En fin, veremos que tal nos va hoy con el clima y mañana concluimos.

Un abrazo Master malacero!!